U2 en Argentina. Ni tanto, ni tan poco

Eran las 18 hs y ya estaba en la cola del 129 (x autopista) en Plaza Once para partir con destino al Estadio Único de La Plata. El colectivo llegó a las 18.30 hs y lo que tendría que haber sido un viaje de 45’ terminó siendo de dos horas. Las ganas de ver a Muse se evaporaron a medida que pasaba el reloj. La ruta estaba muy congestionada y parecía la Peregrinación a Luján más que otra cosa.
Llegamos al estadio a las 21.10 después de pagar $12 (entre cuatro personas que bajamos del micro) a un remise desde la rotonda hasta la entrada. Eran casi veinte cuadras y a esa altura, queríamos llegar ya.
El Estadio es diferente a algunos que ya habíamos recorrido. No tiene “bandejas” como varios de los estadios de futbol del país. Se veía la famosa “Garra” y justo debajo, lo que sería el escenario. Al mirar un poquito más atrás, se confirmaba la idea de 360º ya que, al fondo había otra tribuna y no la parte de atrás de un escenario. Al no tener “bandejas”, se puede ver desde todos lados sin que, prácticamente nada te lo impida. Mencionamos esto porque en River, para ver a Paul Mc Cartney, si estabas en platea media, no se podía ver toda la horizontalidad de la pantalla porque el techo (el piso de la platea alta) lo impedía. No había diferencia en lo que sería platea alta, baja o incluso palcos, salvo en el denominado “campo”.
Suena la música incidental que se mezcla con “Space Oddity”, de David Bowie con lo cual, la idea futurista de la puesta empieza a cerrar el círculo, luego de la desmaterialización del reloj digital que había en las pantallas.
El escenario contaba con dos puentes que conducían a una pasarela por la cual Bono y, en menor medida The Edge, iban a transitar. Justo en el medio, había público y también un más atrás. Destacamos esto porque va a ser importante para como se vería toda la puesta una vez comenzado el show.
A las 21.45, llega el momento. Salen de atrás del escenario, caminando con tranquilidad, Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen Jr. Suben, se apagan las luces y suena un riff muy particular en la Rickenbacker de The Edge.  “Even better than the real thing” es el tema que abre el show con un sonido que no es del mejor, bastante agudo para el gusto de quien esto escribe. Otro riff de aquellos es el de “I will follow”, que será uno de los dos temas que sonarán de lo que podría denominarse “la primera etapa de la carrera de U2”.

Aquí es donde retomamos lo mencionado anteriormente con respecto a “La Garra”. Las tres patas de la misma, si se bajase una cortina transparente, conformarían una especie de carpa invisible, con lo cual, los que estábamos en las tribunas, veríamos el recital como “voyeurs”, por el ojo de una cerradura. A todo esto, por la enormidad de la puesta, los músicos quedan muy chiquitos a la vista general. Esto que se menciona es una obviedad pero se agranda aún más por la misma parafernalia de las pantallas. En el momento en que se percibió lo descripto, U2 pegó juntas “Magnificent” y “Get on your boots”, de su último álbum “No line on the horizon”, que no es precisamente, de lo mejor de la carrera de los Cuatro de Dublin.
Con “Mysterious Ways” se levanta la temperatura del show, en el cual la banda está poniendo todo su arsenal a disposición del espectáculo. Las pantallas andan bien pero el público no acompaña como se espera. De esto, también nos referiremos más adelante.
Empieza a escucharse un sonido característico que nos recuerda a una morocha, de ojos verdes y labios carnosos. Suena “Elevation” y el campo vuelve a ponerse de pie y a saltar. A continuación, viene uno de los mejores momentos de la noche, con esa excelente canción que ilustra un diálogo entre Dios y el Diablo, llamada “Until the end of the world”.  
Este es el momento en el cual Bono empieza a hablar, con todo lo que esto implica. Más aún, cuando la traducción de las pantallas llega tarde o tiene términos en portugués. Lo primero que menciona Bono es la actuación de Muse como teloneros y hace una comparación con una situación similar que se dio en los 60’ cuando Cream (y me pongo de pie para nombrar al genial trio de Clapton-Baker-Bruce) ayudó a un guitarrista no muy conocido. Un tal….Jimi Hendrix. Después, Bono presentó a los integrantes de la banda como si fueran jugadores argentinos. Asi, Larry Müllen era “La Pulga”, Adam Clayton, el «Pipita», Edge era “Pupi Zanetti” y él mismo se presentó como “Carlitos Apache Bono Tevez”. Más allá de que uno ya esté absolutamente harto de las demagogias futboleras de casi todos los músicos que nos visitan (Jagger y Mc Cartney no fueron la excepción con banderas y remeras de la selección argentina pero Dylan y Oasis ni hicieron mención alguna al fútbol –por suerte!-), mi idea es cuando U2 toca en Brasil, ¿a quien nombra? ¿Ronaldo? ¿Neymar? ¿Roberto Carlos? No olvidemos que también se mandó un rápido recuento de barrios “representativos”(?) porteños como Palermo, San Telmo y Cañitas (!!). Estaba para decirle “Bono, venite a comer una grande de muzza al Odeón de Flores o ñoquis a La Maroma de Almagro” porque, que yo sepa, ¡Cañitas no es ningún barrio!
Después de este compendio demagógico, Bono logró otro de los muy buenos momentos del show con “Still haven’t found what I’m looking for”, con el coro final del público que se asemejó, por emoción, a la versión que hicieron a capella, en una iglesia de Harlem, para su disco/película/documental “Rattle and Hum”. Ahí, el tema se mezcla con “Three little birds” de Bob Marley. Lo mismo hará con “Beautiful day” y “Blackbird”, de The Beatles y con «I’ll Go Crazy If I Don’t Go Crazy Tonight» de “No line in the horizon (si, muchachos, se mandaron cuatro temas del último disco. A no protestar porque si no hubiesen hecho ninguno, más de uno decía “¡vinieron a tocar sus grandes éxitos!) y “Relax” de Frankie goes to Hollywood. No obstante, arriba del escenario, el carisma que tiene Bono lo tienen pocos hoy en día. Su manejo del escenario, de las emociones de las miles de almas que lo están mirando, es indudable.
En “Miss Sarajevo”, Bono demuestra que su voz está a la altura de las circunstancias, entonando la parte que le correspondía al extinto Luciano Pavarotti con soltura y exactitud. Esta canción es la que da comienzo a la parte más política del show. Con “Sunday Bloody Sunday” –el otro tema de la primera etapa de U2 que se toca en el concierto- se hace alusión al conflicto de Medio Oriente, “Walk on” a la pacifista Aung San Suu Kyi a lo que hay que sumarle las palabras de Desmond Tutu, un famoso pastor y militante anti apartheid y la entonación de “City of blinding lights”. Los agradecimientos a Amnesty Internacional se hicieron palpables con la aparición de las velas con el símbolo de dicha entidad que iluminaron una sentida versión de “One”.
Hasta aquí, la vocación política y su voluntad de cambio por un mundo mejor de la banda y Bono principalmente, no ha cambiado. Lo que si cambió fue el concepto de crítica y de ironía que solía tener U2, que en esta gira, brilló por su ausencia. Ese concepto de crítica e ironía fue el que iluminó al Zoo TV Tour en relación a los medios de comunicación y el Pop Mart, con respecto al consumismo. Esa idea conceptual, de crítica con respecto a los valores de la vida moderna, no estuvieron presente en este show. Y la verdad, se lo extrañó un poco. Porque si alguien abrió la cabeza con U2 fue porque les pudo haber llegado el mensaje de “Everything you know is wrong”, las llamadas a Bush padre o cantar con Lou Reed por satélite del Zoo TV o la evolución del homo sapiens hasta el hombre con changuito, la satirización del consumismo y los pasos al mejor estilo Village People del Pop Mart. ¿Qué diría el hombre de anteojos de mosca o Mac Phisto de este Bono? Más aún, que las pantallas nos traen de vuelta al Bono de pelo largo del Joshua Tree o al de gamulán y anteojos negros, adentro de un Lada azul, recorriendo Berlín, en la época de “Achtung baby”. Lo único que se escuchó fue “¿Qué hora es en Marte?” o “Turn on the radio, Washington/Jerusalem/Argentina”
Se va apagando “One” y se escucha el coro de “Mother of the dissapears” para luego entrar, de lleno, con la fantástica “Where the streets have no name”.
El show va llegando al final. “Hold Me, Thrill Me, Kiss Me» da pie para que Bono se cuelgue del micrófono y haga un par de acrobacias. “With or without you” calienta un final emotivo con “Moment of surrender” y una dedicatoria a Gustavo Cerati. Al respecto, ayer jueves, haciendo zapping por la tele, encuentro al Bebe Contepomi en “Pura Quimica”, el programa de Mex Urtizberea, Laura Azcurra, Mariano Zabaleta y Germán Paoloski en ESPN. Ahí, el Bebe cuenta que Bono no escuchó material de Cerati o de Soda pero que se conmovió mucho por la situación que está viviendo Gustavo. De ahí, viene la dedicatoria. Simplemente, les cuento lo que dijo Contepomi que, como ya saben, sabe tanto de música como Kadafi de diplomacia.
A todo esto, ¡mucha gente ya se había empezado a ir! Este es un fenómeno que ya habíamos visto tanto en shows de Paul McCartney o Joss Stone. Por lo que se ve, hay público que va para decir “vi a Fulano” pero se va rápido porque pasa el Bobero. En fin…como cambian los tiempos y .. los públicos. 
Termina el show, las luces se apagan y se escucha a Elton John y su “Rocket man”. El camino a casa es largo. Llegaré a Floresta a las 3 am, previa super hamburguesa de $ 10 y esquive de los micros –algunos, verdaderos cacharros- que te llevaban a Capital por $ 40.
Pienso y digo “Ultraviolet”, “Gloria”, “Who’s gonna ride your wild horses”, “New year’s day”, “Bad”, “The fly”, “Pride”, “All I want is you”, el ninguneo de discos como “Zooropa” o inclusive “Pop”. Pregunto “¿Por qué?” aún sabiendo que no va a haber respuesta alguna.
Vi a U2 que dio un muy buen show pero eso, para una banda de semejantes kilates, resulta poco. Lo bueno es que siguen experimentando y buscándole la vuelta al escenario y a la tecnología para que, por lo menos, se pueda ver de todos lados, con un sonido acorde. Y porque arriesga, puede pifiarle. Mejor que el show que trajeron para Elevation pero lejos del Pop Mart –ni que hablar del Zoo TV-, U2 sigue siendo una banda que vale la pena ir a ver ya que el show y las canciones se disfrutan desde la primera hasta la última. Además, si se lo va a criticar a Bono, por lo menos, habría que verlo primero arriba del escenario, ¿no?
Para terminar, a la gente de Canal 13, si van a pasar el recital de U2 de la misma forma que hicieron con el de Paul McCartney, no se molesten. http://elcaleidoscopiodelucy.blogspot.com/2010/11/paul-mc-cartney-en-argentina-por.html
Voy al Parque Rivadavia y no pierdo un solo minuto en su patética pantalla televisiva que prioriza a “Bailando por un sueño”, “La cocina del Show” y boludeces varias antes que artistas que, pese a quien pese, hicieron algo un poquito más importante que bailar en un caño o putearse como cabareteras sin clientes.
El Caleidoscopio agradece a FGS por su aporte a esta nota –aunque, quizás, no esté de acuerdo con la misma!-

0 comentarios en “U2 en Argentina. Ni tanto, ni tan poco”

  1. Excelente reseña del concierto, muy buena objetividad que a varios fanáticos de la banda les cuesta encontrar ( sin ofender, claro ) porque a veces parece que si uno critica el sonido o la odisea para llegar al estadio parece que odia U2 y es tratado de traidor.

  2. Genial review, genial. Yo ni fui (voy el sabado), pero muchos dijeron que el clima fue "raro", obviamente, fue por el viaje de mierda del 80% de la gente que fue, y eso agregale toda la gente careta que apenas se movían, que conocen el "uno dos tres catorce narnananaa" y se te quedan viendo como boludos si les nombras "The Unforgettable Fire", "The Electric Co", "The Fly", "Bad", etc, etc.
    Esperemos que estos dos días sean un poquito mejor. Saludos!

    P.D: “Bono, venite a comer una grande de muzza al Odeón…" de una, genial el Odeón

  3. Daniel, una vez más te lucís con la prosa que utilizás para describir, criticar e inmortalizar ésa noche criticada, discutida, admirada y por cierto única. Aún faltan 2 recitales más que cerrarán los 360º de temperatura que sentimos todos quienes los esperamos durante estos 5 años y que sin lugar a dudas encontraremos difcíl poder olvidar esos acordes. ZOOTV, luego POPMART, más tarde VERTIGO y ahora 360º… que no se corte loco!

  4. che lo que decis de que u2 de que no escucho bono nada de soda es mentira, en la pagina de u2 marcan a dynamo como uno de los discos de influencia de zooropa (1993) (nose si actualmente esta pero recuerdo haberlo leido en la pagina de u2 asique bono si tenia conocimiento de soda/cerati ya de la decada de los noventa)

  5. Muy buena reseña. Yo fui a verlos cuando vinieron con Pop Mart y el How to dismantle y si bien en este tuvieron más producción (y muchísimo mejor sonido que con el Pop Mart que acá por lo menos fue el retumbar en una lata a bajo volumen)no logró siquiera acercarme a los niveles de emoción de las otras ocasiones. En primer lugar, la procesión fue tan exigente en términos de tiempo y paciencia (me tocó agarrar el volante para llevar al grupo) que la energía disponible que tenía al momento de empezar el show, con ocho horas de laburo y dos y media de autopista encima, era digna del conejito de duracell tras ser despellejado por cazadores furtivos. Al parece los organizadores se dieron cuenta que la autopista a La Plata no es una vía tan ágil porque ahora están pasando por todos los medios vías alternativas y qué se yo qué otras cosas. Y eso que estas dos fechas que le siguen no implican traslado en un día de semana, en horario pico. El set list fue muy poco arriesgado y al momento de "desenterrar" algún hitaso para los fanas se limitaron a repetir fórmulas (Hold me thrill me lo tocaron en el pop mart y Miss Sarajevo en el How to dismantle..). Yo creo que si se tomaba el minuto y medio que lleva cantar las líneas de October redimía la noche. Ahora bien, tanto palazo que le tiro no es más que el pataleo de un fanático. U2 sigue siendo una banda sólida en el escenario con un nivel de ejecución impecable (sí con todo y la voz cascada de Bono que viene carraspeando desde Pop, culpa del falsete, el faso o quién sabe qué).
    Respecto de los tracks de Bowie y Elton John que abren y cierran el espectáculo me llamó la atención que eligieran justo dos personajes que no se toleran entre sí. Por mi parte admiro a ambos y hasta me hubiera gustado que en los momentos de hacer covers le hubiera dedicado un par de frases a estos dos grandes. Lo de Cerati (CERATTI para el tipeador ágrafo de la pantalla)me emocionó aún con la seguridad de que Bono no sabría con seguridad si se trataba de un cantante, un pintor o una clase de pizza. Así que cierro con el recuerdo de Gustavo que me tocó una fibra íntima y logró piantarme un lagrimón en conmemoración de este artista (que por cierto sí se hubiera animado a circular por los terrenos más exóticos de su repertorio).

  6. Yo también vi lo de Contepomi!!!! A quien le creo, al Bebe o a vos??? je! La crónica del show esta muy buena y creo que en ella dicen lo que dijo el Bobo del Bebe…

  7. Hola, muy buena la crítica, me parece correcto que se critique sin caer en fanatismos. Y eso que aunque soy seguidor de la banda desde siempre y me encanta, trato en lo posible de ser objetivo.
    Personalmente el show me gusto muchísimo, mejor que el del 2006 (vi el 1ro de esos) donde Bono ya vino con la voz medio rasgada. El del 98 fue mucho mejor que el de 2006, pero no puedo ser objetivo, era la 1ra vez que los veía y casi me muero… Jaja!
    Respecto del sonido de este, escuche que en la cabecera norte se escuchó más o menos, quizás no ayudó la acústica. Ahora, desde el campo fue tremendo, estuve entre la consola y el escenario y lo escuché super parejo. Diría casi sin imperfecciones. Sólo escuché un acople cuando Bono hizo las acrobacias con el microfono colgado, se vio claro la cara de él marcando el error.
    Otro tema, con respecto al set list, me parece que si tienen que tocar todos los temas que marcaron epoca o marcaron un disco, tendrían que tocar 5 hs. Ojo, igual respeto el comentario de esta nota y si, también extrañe muchos de esos temas, pero todo no se puede. De hecho, aún estoy esperando que alguna vez hagan Helter Skelter de Los Beatles, la tocan en Rattle and Hum y es impresionante la versión, tiene fuerza increible.

    Bueno, no los aburró más, sólo saludarlos y desearle a quienes los vayan a ver lo disfruten porque es un gran show. Por mi parte el domingo voy otra vez, espero no llueva.

    Saludos!! Beto.

  8. Un setlist que conforme a todos es imposible. Estoy de acuerdo en que hubiese preferido más Zooropa que NLOTH, pero bueno, el último disco es ese y al fin y al cabo esta es la tercera visita al pais.

    Mas alla de lo increible del show, me arrepiento de haber visto el Bluray del Orange Bowl. Me arruinó varias sorpresas.

    Criticas? Los vi "viejos" a los muchachos (Bono: "Where are we????", mirando abajo cual Su Gimenez que no sabe a quien tiene de invitado). Un par de fursios, algunos con guiño complice a Edge, y la voz de Bono, bueno, no es la de antes obvio.

    La segunda mitad me pareció excelente, City of Blinding Lights increible y los clasicos de siempre, bueno, siempre emocionan.

    Yo también tarde 3 horas en volver a casa. Toda la alegria del show se me iba desvaneciendo a medida que ponia primera y segunda en la autopista. Una pena. Podrian haber hecho algun polo gastronomico en el Estadio. Aunque sea un restaurant adentro, que se yo. Ni un puto maxiquiosko habia. Todos vecinos de la zona con su heladerita de telgopor vendiendo en calles de tierra las milangas que habia hecho la nona. Primer mundo adentro, Banana Republic afuera.
    Definitivamente, no voy a volver a La Plata salvo que sea para ver a alguien por el que realmente muera.

    Vuelvo el domingo (esta vez a platea y no a campo). Y estoy debatiendo si irme antes de With or Without you o dejar el auto a una cuadra de la Autopista.

  9. Te hago una pregunta..
    Pudiste disfrutar algo del show, o te la pasaste anotando todo lo negativo que le viste para escribirlo acá?
    La verdad no me parece para nada constructiva tu crítica.. llena de obviedades y lugares comunes..
    Desde el lógico congestionamiento de la autopista, hasta los comentarios futboleros de Bono (que hace cualquier artista, y que no se volvieron a escuchar el sábado)..
    Yo que vos, me hubiera quedado en la comodidad de tu casa mirando por TN..
    Y para el último que escribe, el comentario anterior a éste, del 2 de Abril a las 21:56..
    Vos seguramente sos un porteño.. bien de CAPITAL, no?
    Seguramente nunca saliste de Palermo Soho..
    Se ve que nunca pasaste por Retiro..
    Polo gastronómico!!! jajaja
    Flaco/a.. vivis en la ARGENTINA… claro que somos tercer mundo.. recién te das cuenta??
    Capaz que como vivis en 'CAPITAL' no te avivaste.. claro… y si.. te sacan el auto y te quedás sin piernas..
    Si si si.. mejor no vuelvas a La Plata.. quedate en Barrio Norte dale.. por favor..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *