Bafici 2012. Epilogo y apostillas

Quedaron algunas cosas del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente como tres películas en el tintero sobre la cual vale la pena escribir algunas líneas, sobre todo las dos primeras. De más está decir que las recomendamos para todo aquel que pueda acceder a verlas o comprarlas en algún lado.
Para el final-final, algunas anécdotas que quedaron en el tintero de un BAFICI que, para los números del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, ha cerrado perfectamente pero que, por lo visto, caminando por el Abasto Hoyts, reunió menos gente que el año pasado.
Nosilatiaj- La Belleza
Civilización bárbara
Título de Exhibición: Nosilatiaj. La belleza. Título Original: Nosilatiaj. La belleza. Título en Inglés: Beauty. Guión y dirección: Daniela Seggiaro. País: Argentina. Año 2012. Formato 35 mm. Color. Duración 83′. Con Rosmeri Segundo, Ximena Banús, Víctor Hugo Carrizo, Camila Romagnolo y Sharet Isabel Mendoza.
Fotografía: Willi Behnisch. Edición: Ana Poliak, Martín Mainoli y Daniela Seggiaro.    Producción: Álvaro Urtizberea. Compañía Productora: Vista Sur Films.
Las diferencias entre los mundos cuando uno somete a otro, bajo el conocido axioma de “Civilización o barbarie” se ponen de manifiesto en “Nosilatiaj”, una película artesanalmente comprometida con esas diferencias tan bien instauradas a partir de la denominada “educación” que casi ni nos damos cuenta de lo que realmente implica.
En el norte de Argentina, Yolanda, una chica de origen wichi, trabaja para una familia rica de la zona cuya preocupación es la fiesta de quince de la hija mayor, Antonella y la eventual aparición de un sismo que pueda perturbar el desarrollo de dicha fiesta. En los preparativos de la fiesta, es menester que las mujeres estén “bellas”, con todo lo que implica tal concepto. El gran inconveniente es que provocará un quiebre en Yolanda ya que se tiene que cortar su pelo, símbolo de la belleza en su pueblo, que se expresa a través de su largo.
La forma en que Daniela Seggiaro lleva a cabo el relato es para destacar. No editorializa sino que muestra lo ocurrido. Siempre con el agregado de la presentación de cada una de las escenas en idioma Wichí Lhämtés, con el subtitulado correspondiente. El mundo que rodea a Yolanda es esa civilización tan mentada, con Sara –una exacta Ximena Banus-, la señora de la casa desbordada por todo lo que quiere hacer y no puede, Antonio, el marido ausente, los niños gritando y molestando al tiempo que Antonella es una niña consumista y superficial. La implosión de este mundo dentro de Yolanda que, en los ojos y la expresión de Rosmeri Segundo llegan a ser conmovedores, ponen el signo de interrogación en si lo que dicho y repetido a través de los tiempos es tal como se ha establecido. Como no podía ser de otra manera, la Iglesia y la religión forman parte de esta melange en la que su omnipresencia es palpable desde marchas con santos para evitar un sismo “con la ayuda de Dios” hasta una calcomanía en la puerta de la casa, estableciendo el sentido de pertenencia que separa a los “civilizados” de quienes merecen “la caridad cristiana”.
“Nosilatiaj” abre los ojos de aquellos que no quieren ver ni preguntarse de lo que implica ser civilizado en un mundo a contramano de los valores que tanto pregonan los “iluminados”.
Recreation
Causas y consecuencias
Título de Exhibición: Recreation. Título Original: Recreation. Título en Inglés: Recreation. Guión y dirección: Yoshihiro Nagano. País: Japón. Año 2011. Formato HD. Color. Duración 78′. Con Kazushi Hashimoto, Kesuke Koga, Kana Yasutake, Mina Yasutake, Yohei Shindo. Fotografía, Edición y Producción: Yoshihiro Nagano.
La adolescencia suele ser una etapa difícil, donde se conforman y delinean las identidades de los individuos, los cuales muchos transitan –y adolecen- con consecuencias que se mantienen en la edad adulta. Akira y Kazu son dos amigos que tienen una “barra” de amigos junto con las gemelas An y Rin, pero sienten que les falta un “plus” para ser una pandilla real y no solo cuatro amigos. Ese sentimiento de querer más, de “pertenecer” y “ser elegido/mirado” hace que busquen a un quinto integrante. Tachibana es el elegido a partir de su conducta errática en relación con las mujeres pero es, justamente un hecho que lo relaciona con una de las gemelas y con los dos amigos que dispara un sinfín de interpretaciones y lecturas, todo barnizado con un realismo que no esconde los vaivenes de personalidades acordes a su edad.
La película es lenta en su comienzo, con excesivo desarrollo de las actividades del cuarteto protagonista pero, a partir de los veinticinco minutos, entra en una vorágine y un ritmo acelerado y atrapante. El ritmo de las secuencias dan cuenta de una historia sórdida que va más allá de la anécdota 
El contexto es el de chicos aburridos con su vida, sin saber que hacer y con toda la tecnología a disposición pero con notorios problemas comunicacionales y poca “calle” como quien dice. Porque frente a una situación crítica con respecto de una amiga, ni Akira ni Kazu saben como reaccionar y cuando lo hacen, es de la manera equivocada, dejando de lado aspectos básicos relacionados a la amistad y a los valores. Chicos jugando a ser “tipos duros” –hasta roban bicicletas para mostrar lo que son capaces de hacer!- cuando son inocentes respecto del mundo exterior más allá de la pantalla web.
El realismo de la película no radica en el desarrollo de una eventual trama de delincuencia juvenil o de rebeldía adolescente sino en la alienación de adolescentes que quieren salir del agujero interior pero con la piña que va en su propia dirección, ya que carecen de herramientas con las que asirse en un mundo desconocido, que los termina fagocitando. Se crece o se perece frente a hechos de los que hay que hacerse cargo ante los actos realizados.
Igualmente, a no rasgarnos las vestiduras de sentarse frente a la película y decir “eso pasa en Japón y aca, no” porque no es asi. La tan mentada globalización tiene como contraindicación el gran desconocimiento sobre lo más cercano. Caso contrario, preguntar a un adolescente que colectivo tomarse de Belgrano a Flores o al Centro y testear los datos de cuantos saben como viajar.
“Recreation” impacta y deja un signo de interrogación respecto a como continúan las acciones que se realizan asi como sus respectivas consecuencias.
Ok Enough Goodbye
Adolescencia eterna
Título de Exhibición: Ok, Enough, Goodbye. Título Original: Tayeb, khalas, goodbye. Título en Inglés: Ok, Enough, Goodbye. Guión y dirección: Rania Attieh y Daniel Garcia. País: Emiratos Árabes Unidos y Líbano. Año 2011. Formato DM. Color. Duración 95′. Con Daniel Arzrouni, Nadimé Attieh, Walid Ayoubi, Nawal Mekdad y Sablawork Tesfay. Fotografía: Daniel Garcia. Edición: Rania Attieh y Daniel Garcia. Producción: Rania Attieh
La tan criticada adolescencia extendida a través del tiempo, parece ser no ser exclusiva de Argentina. De esto habla «Ok, Enough, Goodbye», que refleja la historia de un cuarentón que vive con su mamá, en la casa de ella. El dibujo del personaje es elocuente con respecto a la fuerte crítica sobre este tipo de conductas aunque con sutileza y por qué no decirlo, con un tono de cierto cariño. Si bien es un tipo de cuarenta años, malhumorado y que está cansado de las cosas de “la vieja”, no hace mucho para modificar un statu quo en el que la comodidad impera por sobre el deseo de crecimiento personal. Si a usted, querido lector, le resulta familiar la historia, por tener un amigo o pariente en esa situación, le recuerdo que la historia transcurre en Tripolí, al norte de Beirut, Libano y no en Mataderos. Y lo que hacen las idiosincrasias culturales ya que este cuarentón sería, quizás, un tipo simpático en varios circuitos de Buenos Aires ya que “es del barrio y se la banca”, “tiene aguante” y demás ideas por demás proclives al estancamiento de la persona.
Este hombre, que no tiene nombre, ve como su madre lo abandona literalmente de un día para otro, dejándole que el mundo se le caiga encima debido a que a los cuarenta años, además de trabajar en una pastelería, no hacía mucho de su vida. Por esa soledad y vacio que siente, -del cual no hace la más mínima autocrítica sino que le echa la culpa a los demás-, se relacione con Whalid, un niño que vive al lado de su casa y con una criada oriunda de Africa, contratada para que viva con él. Este punto es fundamental ya que, más allá de lo vergonzoso de este tipo de esclavitud moderna de contratar a una mujer para que viva con uno a cambio de dinero –a veces, insignificante-, también abre la pregunta de que busca un hombre en una mujer ya que si este hombre le pide lo mismo que a la madre y si, fuese su pareja con algo de sexo, vemos que los Edipos mal curados son moneda corriente alrededor del mundo, siempre amparados por la crianza machista y la idiosincrasia de cada ciudad.
Todo lo expresado es por demás elocuente de explicar y de ver, a través de intertextualidades y conexiones realizadas gracias a la vida cotidiana pero que en la película se desarrollan en unos noventa y seis minutos que terminan siendo largos, con planos extensos que vuelven a explicar lo ya explicado. Esto hace que se vuelva tediosa en algunos momentos pero que, a pesar de esto, uno quiera saber como termina la película. El final es de ese tipo que, para algunos será previsible y para otros, imprevisto, por lo que recomendamos verla hasta el final.
Con muchas criticas favorables y un par de premios obtenidos en el BAFICI 2012, “Ok, Enough, Goodbye” da cuenta de una situación común a muchas partes del mundo aunque le sobren minutos para arribar al final de una buena historia.     
Algunos apuntes para el final son los siguientes
-La rechifla al spot del comienzo de cada función a lo que “hace” el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por la cultura. De más está decir que no coincidimos en nada con el gobierno macrista. La cultura va más allá de los festivales multitudinarios y esto incluye los barrios de la Capital, los 365 días del año. La cultura no es un bien de cambio ni se rige por cuanto hay que invertir. Esperamos, desde aquí, que Hernán Lombardi, que tiene tiempo para hacerse una escapadita para ver una peli, se ponga a leer y colabore para lograr el levantamiento del veto del Poder Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires a la Ley de Reconocimiento a la Actividad Musical No Oficial en dicha ciudad (Nº 4021), entre tantas cosas.
-Lo denso que son los cortos del BAFICI. Con la cantidad de cortos que deben presentarse, tener que bancarse un travelling para terminar con un piano o un tipo que baja de su auto y se pone a gritar en un campo, es un despropósito. Porque, más allá de que no fueron muy aceptados por la concurrencia, el repetir siempre los mismos cortos, cansa! Sepanlo, harta…y mucho!
-La tontera de la gente del Hoyts que, si te veía con una botella de agua o consumiendo algo que no era del predio, intentaba no dejarte entrar con dicho producto. Me pasó y lo primero que le dije al chico –que, si bien cumple ordenes, no le da la cabeza para pensar que lo que venden es el triple más caro-, que pongan precios justos y que si llamaba a Seguridad –porque cuando los argumentos son válidos y no favorecen a quien debería favorecer, llaman a la “seguridad” en contra del “caos” que uno provoca-, iba a ser un escandalo terrible. Pasé, me miraron con mala cara y me importó muy poco al respecto.
-Un colega, del que no voy a decir el nombre por su “integridad”, tuvo el siguiente inconveniente. Asiduo concurrente al BAFICI, tuvo la desgracia que en la revista en la cual trabaja, asumiera como Directora de Contenidos, la esposa del Editor General de la publicación. Como bien sabrán, el refrán “el que sabe, sabe y él que no, es jefe”, se manifiesta en todas las esferas. Este fue el enésimo caso del mismo. La mujer en cuestión, a la que llamaremos Samanta, es la típica “mediocre con poder”, cree que sabe y habla con errores de ortografía. Su deseo por ver cine gratis y sentirse poderosa, asi como su egoísmo igualmente proporcional a su ignorancia, hizo que se acreditara ella, dejando afuera a mi colega del BAFICI. No obstante, gracias a los años de trabajo realizados, él pudo ser acreditarse debido a que las autoridades de prensa tuvieron en consideración las coberturas realizadas años anteriores. Pero lo más destacable de esta situación fue que Samanta no fue ni un solo día al BAFICI, dejando a la revista sin cobertura del Festival! Como dice otro refrán, “la inteligencia del hombre tiene límites, su idiotez es infinita” y este tipo de personajes, con cargo jerárquico, del cual están llenas las redacciones, contribuyen a que los medios no obtengan la seriedad que merecen.
Paso el BAFICI 2012 y El Caleidoscopio de Lucy estuvo allí. Gracias a todos por los mails recibidos y como siempre, estamos atentos a cualquier sugerencia y queja.

0 comentarios en “Bafici 2012. Epilogo y apostillas”

  1. Muy bueno los comentarios sobre las películas, lamentablemente no pude asistir a Nosilatiaj- La Belleza, película que había seleccionado desde el principio. En cuanto a los comentarios sobre el BAFICI en general, estoy totalmente de acuerdo. Tener que aguantar la propaganda del gobierno en cada película (me vi 16) fue una tortura, sobre todo por las imágenes repetidas sobre el colón y algún que otro recital. ¿Qué raro que no pasaron imágenes de la murga? Ah pero esa clase de cultura es mejor ocultarla que mostrarla no? Será por que son pobres y a este gobierno no le importa. En cuanto a los cortos institucionales son cada vez más Bafici y menos artísticos, una pena. Que bronca lo de la señora que sacó el pase de prensa y no fue un día, menos mal que tu amigo pudo sacar el pase. A mi me negaron la acreditación asi que no puedo decir nada. Saludos, nos estamos leyendo.

  2. Hola! Quería contar que es bastante comun eso que paso que una persona se quede afuera por el capricho del jefe de turno. A mi cuñada, que trabajo en el diario que "media cara", tambien le paso lo mismo con una editora, que se ofendio porque la invitaron (a mi cuñada) al Festival de Mar del Plata y a ella (la jefa) no. Parece que en las redacciones, como en las oficinas públicas o los call center se mantiene el dicho de "el que sabe, sabe y el que no, es jefe".
    Muy buena la cobertura del BAFICI….lastima que despues no se puedan ver las pelis y una se quede con tantas ganitas…..Paola, de Villa Crespo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »