Disco: “Uprising” de Bob Marley


Hay discos que necesitan del paso del tiempo, como un buen vino, para ser disfrutados de mejor manera. Tal es el caso del duodécimo disco de Bob Marley que sería, a la postre, su último LP original, antes de su partida de este mundo. Aqui, con los consabidos lados A y B respetando su edición original

Lado A
1-«Coming in from the Cold»            4:30
2- «Real Situation»                           3:08
3- “Bad Card»                                   2:50
4- “We and Dem»                             3:12
5-  “Work»                                         3:41

Lado B

1- “Zion Train”                                3:36
2- “Pimper’s Paradise”                   3:27
3- “Could You Be Loved»               3:57
4- “Forever Loving Jah»                 3:52
5- “Redemption Song»                   3.47

Apenas se empieza a escuchar el disco, lo primero que llama la atención es la calidad del sonido. Grabado en los estudios Tuff Gong de Kingston, entre enero y abril de 1980, salió en junio de dicho año, con un sonido limpio pero sin que esto implique que sea frío. Fueron partícipes del disco, además del propio Marley (voces, guitarra rítmica y guitarra acústica), Junior Marvin en primera guitarra y coros, Al Anderson en primera guitarra, Aston «Family Man» Barrett en bajo, piano, guitarra y percusión, Carlton Barrett en batería percusión, Carlton «Santa» Davis en batería, Tyrone Downie en teclados y coros, Alvin Patterson en percusión, Earl Lindo  en teclados y I Threes (Rita Marley, Marcia Griffiths and Judy Mowatt) en coros.

Es necesario recordar que le quedaba poco menos de un año de vida para cuando Marley sacó este disco. La proximidad de la muerte no puede ser ignorada en el clima que atraviesa el álbum, más aún en sus letras. El que terminaría siendo el último disco grabado por Bob Marley abre con “Coming in from the cold”. Un ritmo tenue, sostenido en el que cada instrumento se lo escucha de manera perfecta. La rítmica perfecta de guitarras que, junto con el bajo y la batería brindan esa pared de sonido propia del reggae para que la poesía de Marley se exprese en su mayor medida. El contrapunto de los coros con la voz líder es excelente y brinda un clima que oscila entre la reflexión y cierta sonrisa melancólica a través de una letra que apunta hacia varias cuestiones. Desde la reflexión de un hombre maduro a través de los años de un vida bien vivida como para arribar a algunas conclusiones. La  tan mentada grandeza de los hombres (“Bueno, el hombre más grande que jamás hayas visto/alguna vez fue sólo un bebé”) hasta el deseo de mirar con optimismo un futuro que, en algunas ocasiones se presenta turbio (“Eres tú a quién le estoy hablando ahora/¿Por qué estás tan triste y abandonado?/¿No sabes que cuando una puerta se cierra/muchas más se abren?”). También hay espacio para una pequeña reflexión político-social (“Dejarías que el sistema te haga matar a tu propio hermano?”).
Con un ritmo más alegre pero con fuertes palabras, suena “Real situation”. Una canción dura en su letra, donde hay una descripción fuerte acerca de lo que está aconteciendo. “Echa un vistazo a la situación real/Una nación en guerra con otra nación/Donde empezó todo?, ¿cuándo terminará?/Bueno parece ser que en la destrucción total/La única solución”. La letra es elocuente en la idea que Marley hubiese perdido la fé en lo que luchó durante tanto tiempo (“No hay caso/no se puede detener esto”/No sirve de nada que nadie no pueda detenerlos ahora/No sirve de nada que incluso tu intentes/o inclusive decir adiós/No sirve de nada, nadie puede detenerlos ahora/Nadie puede detenerlos ahora”) con el Armaggedon a la vuelta de la esquina.

En este momento, con las dos primeras canciones escuchadas, se aprecia a un Marley en una feroz dicotomía. El respeto a sus creencias y la fé en Jah versus la política nacional e internacional que, mazazo tras mazazo, pone en jaque constantemente lo que predica. De un lado se puede ubicar a temas como “Work” y “Forever loving Jah” y del otro, “We and dem” o “Pimper’s Paradaise”. Veamos las dos posturas a través de las canciones.
Con “We and dem” se plantea la diferencia entre nosotros y ellos. El “alguno tiene que pagar/Por la sangre inocente/que ellos derraman cada día” es elocuente en la diferenciación de los estratos sociales. Incluso, dice “Nosotros no tenemos amigos en la alta sociedad”. Los coros son fundamentales en la creación de sentido que propone la canción.
Para cerrar lo que era el lado A, suena “Work” que mantiene la tesitura del “ellos” y “nosotros” con marcadas diferencias. “Nosotros, el pueblo de Jah puede hacer que funcione/Vamos juntos y hacer que funcione”. El trabajo para obtener una sociedad más justa e igualitaria con el amor como regla fundamental. Para eso, se trabaja todos los días. “Cinco días para ir a trabajar para el día siguiente/Cuatro días para ir a trabajar para el día siguiente/Digamos que tenemos tres días para ir a trabajar para el día siguiente/Dos días para ir a trabajar para el día siguiente/Digamos que tenemos un día para ir a trabajar para el”. Un ritmo cansino y atrapante con un trabajo vocal importante en tanto coros y en la propia voz de Marley.

El lado B abre con “Zion train” donde Marley sigue manteniendo su fé a pesar de tener plena conciencia respecto al desenlace que le espera. (“El Tren de Sion está en nuestro camino/Suban a bordo, gente/suban a bordo/Gracias al Señor, alabado sea Fari/Tengo que coger este tren/Porque no hay otra estación/Entonces vamos en la misma dirección”) El tren pasaría para llevarlo al Paraíso al tiempo que sigue firme respecto a sus creencias.
Con “Pimpers paradaise”, Marley lanza una descarnada descripción de quien se deja llevar por el lado oscuro del consumo de la sociedad moderna. “Ella ama las fiestas y pasar un buen rato/Se ve tan abundante, sintiéndose bien/Ella ama a fumar, y también un poco de cocaína/Ella se va a estar riendo aún no haya ningún chiste”. Más allá de la descripción cruda, la frase más contundente es “Cada necesidad tiene un ego que alimentar”. El titulo no alude directamente a lo que sería la prostitución en tanto negocio sino de los propios valores en pos del materialismo. (“No pierdas tu propia pista”). No obstante, mantiene cierta pena sobre lo ocurrido.
«Could you be loved” es el clásico del disco, apto para las radios y las discos. La música de esta canción es harto conocida y tiene un ritmo tan atrapante como hipnótico. A partir de la necesidad de amar y ser amados, Marley desgrana sus ideas con respecto al futuro en forma de advertencia. “No dejes que te engañen/O incluso traten de escolarizarte ¡Oh!No/ Tenemos nuestra propia mente/Así que andate al infierno si lo que estás pensando no es lo correcto/El amor nunca nos deja solos/En la oscuridad debe salir a la luz”. Hablará respecto de la supervivencia al respecto. “No dejes que te cambien/O incluso te arreglen, Oh! No/Tenemos una vida para vivir/Ellos dicen que sólo, sólo/Sólo los más aptos de los más aptos sobrevivirán/se mantendrán vivos”. El coro final con el contrapunto de la voz de Marles y la música es fantástico.
En “Forever loving Jah”, planta bandera de manera elocuente en sus creencias. Desde el primer verso de la canción que dice “Amaremos por siempre a Jah”, mantiene la división entre el “ellos” y “nosotros”. “Ellos le dicen que vamos mal a todas las personas que conocemos/Pero no te preocupes, no vamos a derramar ninguna lágrima/Hemos encontrado una manera de desechar los temores”. Los obstáculos también son tenidos en cuenta asi como la forma de superarlos. “Tengo un arroyo de amor/Veras que no importa qué etapas, oh etapas, etapas/que debamos superar nunca vamos a volvernos tristes/No importa lo que ruga oh, lo que cambie/Nunca vamos a ser tristes”. Incluso hay momento para la crítica. “Sólo un tonto puede apoyarse sobre/Su propia incomprensión/Y lo que se ha mantenido oculto a los sabios y a los prudentes/será revelado a los bebé y los lactantes”. La canción es un reggae hecho y derecho y vuelve a las profundas raíces del género.
No obstante, también hay tiempo para un descargo personal de Marley en “Bad card”, una canción con una alusión a su pelea con su manager Don Taylor. Con “Te cansaste de verme la cara/No me pudiste sacar de la carrera” comienza un descargo amargo y dolorido de una situación de desilusión con respecto a la relación que tenía con Taylor. En 1979, Taylor había comprado los derechos de publicación de Jimmy Cliff por 40.000 dólares y se dedicó a la reconstrucción de la carrera de Cliff, que había estado empantanada desde principios de los años setenta. Sin embargo, en la negociación de los adelantos para los conciertos de Cliff y Marley en Gabón, el gerente fue acusado por Marley de crear una contabilidad paralela y lo despidió. Además, Marley se había percatado que, a pesar de su popularidad, no tenía un pasar acorde a su fama y su producción artística. Más tarde, Taylor dijo que Marley lo obligó a cancelar su contrato a punta de un arma de fuego. También se dice que Taylor había amenazado con destruir la imagen de Marley (“La propaganda desperdigada sobre mi nombre/Dijiste que querías traer una vida de vergüenza/¡Hombre, solo estas jugando un juego/Y entonces tiraste una carta mala”). 
El disco cierra con «Redemption song», una especie de testamento que, no en vano, lo interpreta solo con su guitarra, al mejor estilo del Dylan de las primeras épocas. Resignación y tristeza no exenta de bronca, atraviesan su «Me ayudas a cantar/esta canción de libertad?/Porque es todo lo que siempre tuve/una canción de redención«. Igualmente, brinda su punto de vista con «Emancipate de la esclavitud mental/Nadie más que nosotros mismos puede liberar nuestras mentes/No tengas miedo a la energía atómica/Porque ninguno de ellos puede parar el tiempo/¿Hasta cuando van a matar a nuestros profetas/mientras estamos parados desde un lado y miramos?«
En el año 2001 el disco fue remasterizado y se lanzó con dos bonus tracks que eran «Redemption Song» (band version) y «Could You Be Loved» (12-inch mix).

«Uprising» es un excelente disco que merece atención por su contenido completo. Con canciones para todos los gustos, da cuenta de la grandeza de un artista que le quedaba menos de un año de vida, para componer y reflejar en su obra, toda la esencia de su ser. 

Hacé click y escuchá el disco completo:  https://www.youtube.com/watch?v=z37NCRON5Rc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *